OKRs – Una introducción

OKRs es un acrónimo de Objetivos y Resultados Clave (Objectives and Key Results). Los Objetivos son metas cualitativas de alto nivel. Los Resultados Clave son metas específicas y SMART que dan respaldo al Objetivo. Cuando decimos respaldo, nos referimos a que los Resultados Clave deben incluir métricas que traduzcan realmente el logro del Objetivo.

Algunos expertos usan una plantilla muy simple:

Alcanzaremos _____ medido por _____, _____ y _____.

El primer espacio se llena con el Objetivo, y del segundo al cuarto espacio se llenan con Resultados Clave.

A continuación un ejemplo:

Objetivo

  • Aumentar la rentabilidad de la empresa.

Resultado Clave

  • Aumentar los ingresos en un 10%.
  • Reducir costos en un 3%.
  • Mantener los gastos generales y administrativos nominalmente constantes.

Otro ejemplo:

Objetivo

  • Aprender a cocinar “lo básico” hasta el 10 de agosto.

Resultado Clave

  • Comprar y leer “El chef de 4 horas” en junio.
  • Cursar el “curso de cocina 101” en el centro comunitario local antes de julio.
  • Preparar la cena para la familia hasta el 10 de agosto.

Dado que los OKRs pertenecen a ciclos de tiempo (Ejemplo: semenstral, anual, etc.), si no tienen una “fecha” especificada, se debe asumir automáticamente que los objetivos deben completarse antes del final del ciclo.

El Objetivo es una meta desafiante, específica, con límite de tiempo, pero aún alcanzable (a diferencia de duplicar las ganancias en un mes).

Los Resultados Clave son los objetivos reales, medidos por los Indicadores Clave de Rendimiento (KPI, por sus siglas en inglés), que realmente probarán el logro de los Objetivos.

Existen recomendaciones que indican que los Objetivos deben ser cualitativos, mientras que los Resultados Clave tienen que ser cuantitativos.